sábado, 29 de enero de 2011

“NO TENGO TRABAHO”

Vivo en Lugo. Una ciudad pequeña y tranquila en la que nunca pasa nada y sin embargo hay algo que ocurre en el resto de España y que también está pasando aquí. Se llama, POBREZA.
Pobreza con nombre y apellidos y hasta Documento Nacional de Identidad. Pobreza anunciada en cada esquina, en cada puerta de supermercado donde tinta negra sobre un cartón cualquiera relata una triste y breve autobiografía. A veces sólo una frase, que lo dice todo.
Salgo una mañana a dar una vuelta. Hace mucho tiempo que no lo hago a esas horas pero después de un año trabajando, estoy en paro cobrando el último mes de prestación. Hace algo de frío pero por lo menos no llueve. Camino hasta llegar a una de las calles principales. Está llena de supermercados y en cada puerta hay una persona. En el primero un hombre sentado en el suelo suplica “algo” para dar de comer a sus hijos, dos niños pequeños que sonríen en una foto. Antes de llegar al siguiente, una mujer de avanzada edad da vueltas por la acera pidiendo a cada persona que pasa, sin embargo nadie sabe lo qué porque antes de que logre acercarse escapan como si tuviera la peste. Calculo que me cruzo con otros tres más antes de llegar al centro de la ciudad; una chica arrodillada sobre un cojín, un señor sentado en una pequeña banqueta que pide una limosna o comida y otro que se tapa la cara con las manos.
Llego al centro. Allí el panorama es aún más desolador. Me topo con un cartón medio mojado que anuncia con vergüenza“Tengo hambre” y dos pasos más allá “No tengo trabaho”, sí, con hache intercalada, un señor que vende dos paraguas por 5 euros y una mujer que me dice sin hablar que es muy triste, tiene dos hijos y está sin trabajo. Y en ese momento ya no los veo a ellos, veo al resto de la población que camina con el estómago lleno con el café caliente del desayuno preocupados por qué se van a comprar en las rebajas. Y a todas esas personas que se supone nos gobiernan y solo parecen preocupados por gastar 350.000 euros en unos “pinganillos” traductores para el Senado, subir todos los impuestos, el agua, la luz, el gas, los alimentos, eliminar todas las ayudas, incluida la de 400 euros para los desempleados sin prestaciones y congelar pensiones de... pongamos 600 euros al mes, cuando ellos cobran... pongamos 6000.