lunes, 7 de mayo de 2012

Los años vividos

Hace unos días me presenté a un certamen literario que convocaba en Centro Asociado de la UNED de Talavera de la Reina. El certamen quería conmemorar los 40 años que cumplía la UNED, y todos los relatos debían comenzar con la frase; Cuarenta años no es nada...
No he ganado ninguno de los tres premios pero mi relato, junto al de los otros participantes ha sido publicado en la página web del centro:

A continuación comparto el mío para que tengáis la oportunidad de leerlo.

Los años vividos

Cuarenta años no es nada, piensa el viejo Nicolás mientras contempla el cielo encapotado y el manto de hojas tostadas que cubre el suelo, a través de la minúscula ventana de la sala de estar. Se sorprende por el golpear contra el cristal de cientos de de gotas. El comienzo  de la lluvia aún imperceptible es el aumento de su pesar.
A su lado, una vieja máquina de coser completamente cubierta de polvo, una suciedad que  se antoja como el cruel recuerdo de su amada, un recuerdo que cada día es más efímero. 
La culpa, el tictac del reloj que no deja de sumar. Nicolás piensa en los años que carga a su espalda tratando de adivinar cuánto tiempo más deberá acarrearlos. Y entonces, se deja desvanecer en el agujero negro en el que se ha convertido su vida desde que ella no está. En medio del ruidoso silencio atisba un punto de esperanza, una posibilidad de recuperarla. Abre la ventana y deja al viento entrar. Poco a poco lo siente llevándose la suciedad acumulada en su alma. Si huyo ahora la podré encontrar. Y se recuesta en su viejo sillón floreado para dejarse marchar.

2 comentarios:

  1. Querida C, ¿qué quieres que te diga? Pués lo que te digo siempre que me encanta. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. =) Esto se merece una funda para ganchillos. XoXo

      Eliminar