sábado, 5 de enero de 2013

Mi mini máquina de coser


Hace ya años, recibí como regalo de reyes uno de los juguetes que más deseé en mi infancia, una máquina de coser. Cosía de verdad gracias a dos pilas gigantes que hacían que además, se le encendiera una pequeña bombilla. Las pilas hacían falta para coser pisando el pequeño pedal, pero también podías hacerlo girando la manivela lateral. 
Con esta máquina cosí innumerables modelos para mis muñecas Barbie y Nenuco, trajes que aún deben andar por el desván junto a las muñecas. Sin embargo, la máquina la guardo en casa como un bonito recuerdo de la ilusión que esta noche produce en los niños. Sería bonito volver a serlo sólo por hoy y revivir la magia de la cabalgata de Reyes y la inquietud y nerviosismo que esta noche produce en los más pequeños, que se van a dormir pensando en qué obsequios encontrarán a la mañana siguiente.


2 comentarios:

  1. ¡Que chula! Con esa miniatura seguro que confeccionarias un montón de vestidos para tus muñecas... ¿así empezó tu afición por la costura?

    ResponderEliminar